Diez consejos para el mantenimiento de instalaciones deportivas

Autor  »

Consejos mantenimiento instalaciones deportivas

Está claro que no existen recetas infalibles para un correcto mantenimiento de instalaciones deportivas. No obstante, creemos haber dado con al menos diez claves que te ayudarán a gestionar mejor el mantenimiento de tu instalación. Estamos convencidos de que si se siguen estos diez consejos de mantenimiento de instalaciones, nuestra instalación deportiva pronto va a notar sus efectos positivos.

 

1. Conoce las instalaciones íntegramente

El primer paso consiste en tener el máximo conocimiento posible de tus instalaciones. Hay muchas actividades, factores, fases, reglamentos, aspectos técnicos, normativas… que intervienen en un complejo deportivo. A mayor conocimiento, mayor seguridad, mayor anticipación y menos incidentes/averías.

 

2. Recopila toda la información del centro deportivo

Este segundo paso va muy relacionado con el primero. Cada instalación o centro deportivo es diferente. Según el tipo de club o centro, la instalación debería contar con plan de mantenimiento diseñado exclusivamente para estas. Lo más recomendable es recopilar toda la información posible. Incluso, puedes hablar con antiguos trabajadores o compañeros que lleven más años trabajando (seguro que tienen información que es de gran utilidad y, además, puede guiarte en estos auténticos laberintos).

 

3. Lleva a cabo un mantenimiento predictivo

Un correcto mantenimiento predictivo nos ayudará a anticipar errores. Si una máquina falla, por ejemplo, las repercusiones que puede tener en nuestra instalación o a nivel financiero pueden ser enormes. Por tanto, utilizar herramientas y técnicas de análisis de datos que nos permitan detectar estas anomalías en el funcionamiento de nuestros equipos y procesos, nos permitirá anticiparnos.

 

4. Efectúa un mantenimiento preventivo

Este tipo de mantenimiento está destinado a la conservación de las instalaciones. El objetivo es llevar a cabo revisiones periódicas así como la limpieza de las instalaciones (equipos, maquinaria…) para garantizar el buen funcionamiento y la fiabilidad de estas. Es muy importante que se respeten los manuales de los fabricantes para poder realizar un correcto mantenimiento preventivo.

 

5. Ejecuta un mantenimiento correctivo

Es importante corregir los defectos observados en las máquinas o en los elementos revisados tanto en el mantenimiento predictivo como en el preventivo. Antes de realizar este tipo de mantenimiento, es importante valorar si la maquinaria ha llegado al fin de su vida útil o, por el contrario, merece la pena realizar la reparación. Si no se realiza previamente un mantenimiento predictivo y preventivo, el correctivo puede suponer un notable incremento del coste de reparación y/o mantenimiento.

 

6. Realiza un plan de autocontrol

Una vez tenemos claros los 3 tipos de mantenimiento (predictivo, preventivo y correctivo), debemos realizar un plan de autocontrol. Este consiste en revisar la maquinaria más compleja y que requiere de revisiones diarias, semanales, mensuales, anuales…. La maquinaria o instalación que sufre un mayor desgaste es en la que debemos llevar un control más exhaustivo, desarrollando un plan de autocontrol con fichas de seguimiento. Lo ideal es contar con un software de control de instalaciones donde queden registradas todas las operaciones de mantenimiento, así como las correcciones realizadas, las fechas y los avisos de los próximos mantenimientos.

 

7. Manten instalaciones limpias y ordenadas

Aunque pueda parecer una obviedad, el mantenimiento principal empieza por el orden y la limpieza de las instalaciones. Unos espacios, tanto interiores como exteriores, limpios y ordenados dicen mucho del mantenimiento general de cualquier instalación. Así mismo, el orden en los almacenes, en el taller, en las salas de máquinas, el cuidado de las propias herramientas y los equipos de control… es clave para mantener nuestras instalaciones en perfecto estado.

 

8. Prioriza trabajos, no dejes instalaciones paradas

Otro punto importante a tener en cuenta es que cualquier instalación es como una pequeña ciudad. Cada día surgen imprevistos y debemos estar preparados para actuar a la mayor brevedad posible. Hay que ser conscientes de que nuestra instalación no puede estar parada o, en caso de urgencia, debe estar parada el menor tiempo posible.Para ello, es recomendable disponer de recambios de los materiales que son más difíciles de localizar. Además, un club o centro deportivo (que cuenta con socios o abonados que desembolsan una cuota mensual para disfrutar de todas las instalaciones disponibles), no deja de ser el sector servicios donde las personas van a disfrutar de su tiempo libre y debemos ofrecer el mejor servicio posible. Nuestra prioridad, como técnicos o responsables de mantenimiento, será restablecer el servicio de las instalaciones en la mayor brevedad posible.

 

9. Sé un buen líder: crea tu propio equipo, formarlo y protegelo

El liderazgo puede ser entendido también como una manera de dirigir. Un buen responsable de mantenimiento, debe establecer una meta común, escuchar e inspirar a su equipo de trabajo, marcar objetivos y avanzar hacia ellos. Una de las principales claves del éxito es contar con un equipo comprometido, con múltiples habilidades y conocimientos, capaz de afrontar las dificultades que se puedan presentar. Así mismo, es importante trasladar que no son uno solo, sino que desempeñan un papel fundamental dentro del equipo.

 

10. Confía en tus habilidades, destrezas y fórmate contínuamente

Las habilidades (aptitudes innatas o talento) así como la destreza (adquirida mediante la experiencia), son dos aspectos que van de la mano. Ser conscientes de nuestras habilidades y destrezas nos hará tener mayor confianza en nosotros mismos y prosperar en nuestro puesto de trabajo. El ritmo diario, la falta de motivación, las puntas de trabajo… hacen que perdamos el foco y bajemos nuestros estándares. Por ello, recomendamos llevar a cabo una formación continua, que te ayudará, entre otras cosas, a seguir ampliando tus capacidades técnicas, incrementar tu competencia y productividad, así como adaptarte al entorno cambiante. Es la mejor manera de afrontar cualquier desafío.

 

Seguir estos diez consejos de mantenimiento de instalaciones deportivas será de vital importancia para el buen funcionamiento de estas. Conocerlas bien, realizar un mantenimiento predictivo, preventivo y correctivo a tiempo, priorizar la limpieza, llevar a cabo un plan de autocontrol, evitar cualquier parón en la instalación… Pero también cultivar y cuidar al equipo humano, formarse continuamente y marcarse metas. Estas son las claves para el éxito de cualquier instalación de tu centro deportivo.

Descubre todo lo que podemos hacer por ti [aquí].

¿Quieres estar al día de
lo último en el sector deportivo?

Suscríbete a ‘GC News’ y recibe la información más relevante del sector.